jueves, 25 de agosto de 2016

Flores de Bach y Nutrición XI: Elm, flaquezas.

Bach describía el estado Elm como "la debilidad de los fuertes", refiriéndose a esos momentos de agotamiento y flaqueza que atraviesan algunas personas perseverantes, cuando trabajan arduamente para cumplir un cometido.



Cuando hablamos de nutrición, el Olmo viene en la ayuda de aquellos que se embarcan en dietas, programas depurativos o ayunos. Ya sean los 21 días de arroz integral, los 10 días sin comer del Sirope de Salvia o cualquier otro proyecto en el plano de la alimentación.

A menudo son individuos que saben lo que hacen, lo están haciendo consecuentemente, perseveran en su propósito, están incluso habituados a hacer depurativos y purgas, pero algún momento la hazaña se les hace una montaña. Puede que haya tentaciones que hagan tambalear su voluntad, para lo que la combinación con Cherry Plum les puede venir bien, o que la presión social les resulte demasiado pesada en este momento de vulnerabilidad, y en este caso complementaremos con Walnut.

La Ulmus procera les ayuda a recuperar la determinación y la confianza en si mismos. Recuerdan los motivos por los que se lanzaron en su plan, y vuelven a sentirse con fuerzas para continuar hasta el fin.

Por contra, en algunos casos, Elm les ayuda a abandonar cuando se dan cuenta que el programa no les está haciendo bien. Por ejemplo cuando se quiere acompañar a la pareja u otra persona en alguna dieta, pues son del tipo altruista, y se dan cuenta que no es para ellos. Pues, como decía Bach, el individuo es responsable de si mismo, siempre y en primer lugar, y no debemos olvidar que las proezas dietéticas a costa de la salud son una contradicción, y que cualquier programa depurativo debe ser motivado por el deseo de bienestar, y no por las demandas del ego.


No hay comentarios: