miércoles, 21 de febrero de 2018

Flores de Bach y Nutrición XXII: Oak, no hay dolor.

Un inexorable sentido de la obligación lleva a los tipos Oak a perseverar en su cometido, contra viento y marea, ignorando tentaciones, y haciendo caso omiso de íntimos deseos que puedan alejarle de su objetivo. Aunque esto se nos antoje loable, cuando se trata de la alimentación puede resultar en una dolorosa experiencia.



No es una tendencia a la auto-flagelación lo que les anima sino un remarcable compromiso con el deber, y una fuerza de voluntad de hierro. Por mucho que sus tripas bramen reclamando algo más sustancioso, ellos no depasarán los cien gramos de espinacas, si es lo que dicta la dieta en la que han decidido confiar, pues creen de veras que es beneficioso para su salud. 

Responsables, más que severos, y bien intencionados, buscan la fórmula nutritiva perfecta y la siguen a rajatabla, sin permitirse reconocer que, de vez en cuando, les gustaría comer un poco de pastel. No se permiten treguas y son, sin duda, un ejemplo de rectitud y fuente de inspiración para muchos, pues consiguen no apartarse de su camino, en un mundo lleno de distracciones. El problema es que no ellos no lo disfrutan, pues no se permiten treguas y se cansan de su dieta, aunque no vayan nunca a reconocerlo. Esto es especialmente arriesgado si deciden hacer un ayuno.

Este tipo de actitud puede ser penosa para aquellos que la aplican a si mismos, pero todavía más cuando es infligida a otros. Si el miembro de la familia a cargo de la alimentación es un tipo Oak, todo el clan estará sometido a un régimen alimenticio extremadamente sano y estricto, sin lugar para caprichos ni deslices, por el bien de todos, aunque reine la desazón.

Estos juiciosos cumplidores olvidan algo esencial en la salud: la sensatez y la escucha al cuerpo. Es, sin duda, admirable marcarse un objetivo y caminar sin devaneos hacia él. Pero en el caso de la alimentación, elegir una dieta y seguirla a ciegas sin prestar atención a los efectos que esta pueda causar en el organismo, es peligroso. El cuerpo es sabio y los regímenes dietéticos son teorías que debemos saber cuestionar, relativizar y, si necesario, adaptar a cada uno. 

El Roble nos ayuda a entrar en razón y a comprender que el objetivo de llevar una alimentación equilibrada es el de mantener un organismo sano y fuerte que pueda hacer frente a transgresiones dietéticas, como tartas de cumpleaños o cenas de Navidad, cuando la ocasión merece la pena. Pues la comida no dejará nunca de ser una forma de cohesión social que fortalece los lazos con nuestros allegados, y uno de los placeres más sensuales de la vida, a lo que no debemos nunca renunciar.

miércoles, 14 de febrero de 2018

Especial San Valentín: remedios naturales para estimular la libido

Ancas de rana, huevos de codorniz, hojas de ortiga, pétalos de rosa, y clavo de olor. No, no se trata de una poción mágica para atraer al ser amado, sino de alimentos, plantas y aceites esenciales que, gracias a sus componentes, pueden ayudarnos a conseguir y conservar un erotismo de calidad en nuestras vidas.


Entendemos por afrodisiaco cualquier medio capaz de estimular las capacidades físicas e intelectuales que entran en juego en la sexualidad. Y la madre Tierra nos ofrece, sin duda, numerosos elementos con estas características. Sin embargo, la planta o alimento capaz de provocar un aumento irrefrenable de deseo en la mujer o una erección brutal en el hombre, no existe. Se trata más bien de conseguir un estado físico, psíquico y emocional óptimo que garantice una sana vida sexual. Y esto, como la salud en general, no se logra de un día para otro, sino que se construye. Los filtros de amor son, en realidad, una cura a medio y largo plazo.

Aún así, existen plantas y alimentos de consolidada reputación afrodisíaca, con un supuesto o probado efecto directo en el área genital masculino y femenino. Existe, además, en el campo de la Naturopatía la "teoría de las signaturas", que se atribuye al conocido alquimista Paracelso según la cual el aspecto de la planta o alimento nos indicaría el órgano del cuerpo humano para el que es beneficioso, siendo ejemplos clásicos en el ámbito sexual el espárrago con respecto al hombre, y la orquídea con respecto a la mujer.



Esta teoría sigue siendo popular y parcialmente probada, sin embargo, al margen de que una substancia natural presente un tropismo o un efecto concreto sobre un órgano determinado, se ha demostrado que una substancia afrodisiaca potenciará en el organismo el equilibrio del sistema digestivo, la estimulación de la circulación, la oxigenación y rendimiento físico (adaptógenos), la tonificación hormonal y/o la excitación general, dando como resultado un terreno sexualmente activo.

Por ello, en los alimentos y plantas de reputación afrodisiaca encontraremos compuestos que favorecen estos ámbitos de la salud.

Para la estimulación de la circulación sanguínea contamos con:
    • Flavonoides, de acción anti-oxidante o anti-radicales libres, que promueven la regeneración celular e impiden el envejecimiento de las células. Encontramos cuatro grupos principales: la quercitina (en las manzanas y cebollas), las catequinas (en el té), las flavononas (en el limón) y las antocianidinas (en la uva)
    • Omega 3 y 6, ácidos grasos esenciales de conocido efecto positivo en el sistema cardio-vascular.
    • Iodo, aumenta el rendimiento cardíaco.
    • Vitamina B3, promueve la vasodilatación.
    • Otros antioxidantes como el licopeno, presente en el tomate, que tienen la capacidad de reducir el colesterol sanguíneo, o la alicina en el ajo y la cebolla, de efecto anti-trobótico.
La oxigenación y el rendimiento físico se mejoran gracias a:
    • El hierro, componente indispensable de la hemoglobina, encargada del transporte del oxígeno en el organismo humano.
    • Las vitaminas del grupo B implicadas igualmente en la fabricación de hemoglobina y el transporte de oxígeno.
    • El borato de Sodio, indispensable para la salud de las articulaciones, así como para la asimilación y metabolización del calcio, del magnesio y del fósforo.
    • Otras substancias específicas como el gingérol del jengibre, o la betaína de las espinacas.
El sistema hormonal se beneficia de:
    • El borato de Sodio, que aumenta, además, la testosterona en los hombres.
    • El manganeso, que contribuye a la síntesis de hormonas sexuales.
    • El selenio y la arginina, que contribuyen a la espermatogénesis.
    • El zinc, que provoca la aceleración de las funciones gonadotropas.
    • El molibdeno, que previene y combate la impotencia.
    • La vitamina B9, implicada en la tasa de fertilidad.
    • Los fitoestrógenos, substancias vegetales similares a los estrógenos humanos (hormonas sexuales), con un efecto similar a estos en el organismo.
En cuanto a la excitación y tono general del organismo, los aliados son:
    • Los alcaloides, de efecto euforizantes.
    • La glucosa, indispensable para la producción de energía.
    • La Vitamina C, de efecto anti-fatiga.
    • Otras substancias como las fenetilaminas del chocolate, con incidencia en la producción de endorfinas.
De modo que para estar sexualmente receptivos y reactivos, podemos nutrirnos y complementarnos con alimentos, plantas y aceites esenciales ricos en estos componentes.


Alimentos

La carne en general nos aporta hierro, zinc y selenio. Sin embargo caben destacar dos productos cárnicos de particular interés. Por un lado están las ancas de rana, que contienen cantaridina, una substancia que aumenta la erección. El cardenal Richelieu hizo fabricar caramelos a la cantaridina. Atención, en altas dosis conlleva un riesgo de hemorragia renal. Por otro, los huevos de codorniz: ricos en hierro, selenio y vitamina B9. Su consumo está recomendado en el Kama Sutra "antes de iniciar los retozos sexuales".

El pescado contiene arginina, hierro, selenio, zinc, y yodo. Entre la gran variedad que el mar nos regala, las anchoas son especialmente interesantes pues son ricas en omega 3, zinc y selenio. Casanova las mezclaba con huevos de codorniz para engatusar a sus conquistas.

También el mar produce uno de los alimentos de mayor reputación afrodisiaca, que son los crustáceos. Estos son ricos en yodo, hierro, B12, y borato de sodio. Entre ellos, destacamos las ostras, un clásico de las cenas románticas, ricas además en zinc y vitamina C, y los mejillones, que contienen ácidos grasos omega 3, y molibdeno.

Los lácteos no son, en mi opinión, grandes aliados de la salud, sin embargo contienen arginina, y su untuosidad puede aportar cierta sensualidad a la vista y al paladar.

Todas las verduras del mundo nos aportan algo bueno, pero cuando se trata de aumentar la libido priorizaremos ciertas hortalizas de nuestro huerto. El ajo, rico en alicina y selenio, e ingrediente siempre presente en los elixires de Afrodita, útil para ahuyentar, de paso, vampiros. El apio aporta arginina y borato de sodio, y tiene una reputada acción afrodisiaca. La calabaza, la cual cocinada con lavanda, activa la circulación hacia la zona genital masculina. El cilantro, los espárragos y el ñame contienen fitoestrógenos. La cebolla presenta también alicina, dándose en la antigüedad en forma de sopa a los recién casados para estimular la noche nupcial. Y por fin, el boniato, rico en manganeso.

Los cereales son una fuente importante de vitaminas del grupo B y oligoelementos. Entre ellos destacan la avena, que contiene un alcaloide que aumenta la duración y mejora la calidad de las erecciones... en los caballos, y el trigo, rico en molibdeno, que trata la impotencia.

Entre las distintas legumbres, las judías aportan B9, hierro y manganeso, las lentejas son una legendaria fuente de hierro, además de contener selenio, vitaminas del grupo B, y borato de Sodio, el miso contiene vitaminas B1 y B6, Arginina además de los fitoestrógenos de la soja, y los garbanzos son especialmente ricos en selenio, molibdeno, borato de Sodio y arginina. No olvidemos de cocinar bien estos frijoles, con un pedazo de alga kombu, para evitar flatulencias que fastidien una cena a la luz de las velas.

La fruta es rica en fructosa, con el aporte energético que eso conlleva. Este tipo de azúcar tiene un efecto también sobre las glándulas suprarrenales, provocando una cierta euforia. La fructosa, dentro del alimento que la contiene, es perfectamente metabolizable por el organismo y las diferentes frutas nos aportarán, además, una multitud de vitaminas y minerales. La banana, no sólo es rica en manganeso sino que estimula el imaginario colectivo, suponiendo un postre de lo más insinuante. Las cerezas son ricas en borato de sodio y manganeso, y muy sensuales. Los higos son tambien una fuente de manganeso, y de aspecto bastante impúdico. Las fresas, aportan este mismo mineral y forman parte de muchas fantasías eróticas. La granada contiene un alcaloide que provoca una excitación general, además de vitaminas B5 y B6 y es otro ingrediente presente en los filtros de amor de Afrodita. Y un largo etcétera.

Entre los frutos secos, el cacahuete es un importante aporte de vitamina B3, Arginina, vitamina E, selenio y zinc, y las nueces son fuente de arginina, hierro, manganeso y zinc.

Las espécias se prestan perfectamente al juego, pues ayudan a calentar el organismo, en el más amplio sentido de la palabra. El anís contiene anetol, que estimula la ovulación y la líbido. La canela es muy rica en hierro y manganeso, y tiene una acción vasodilatadora y estimulante en general, siendo uno de los ingredientes del filtro de amor de Tristán e Isolda. El cardamomo es un afrodisiaco ancestral de gran poder energetizante. El chocolate es un clásico en el área sexual, pues contiene fenetilaminas, que promueven la producción y secreción de endorfinas, las hormonas del placer. El clavo de olor es un tónico de los órganos sexuales. El curry es una verdadera bomba afrodisíaca, pues se trata de una mezcla de especias. El gengibre contiene gingerol, que promueve la producción de esperma, y su nombre en chino significa, directamente, "virilidad". El pimiento es un símbolo inequívoco de virilidad, tiene acción vasodilatadora y es rico en vitamina C. Por fin, el azafrán fue recomendado en un tratado Chino del 2600 AC como estimulante sexual pues contiene safranina y crocina, responsables de esta acción específica aunque a grandes dosis puede ser abortivo.

La miel es rica en flavonoides, fructosa y en borato de sodio. Existe una tradición que data del s.V en que los recién casados bebían hidromiel hasta la siguiente luna nueva, de ahí el término "luna de miel".

El alcohol es, sin duda, un elemento clave que puede aportar chispa a una cena romántica. Pero ¡atención! en exceso puede convertir a un príncipe azul en una rana, en el mejor de los casos. Con moderación, eligiremos el champagne de toda la vida, de acción deshinibidora, y bebida preferida de Casanova para seducir a sus conquistas.El ron es rico en zinc y se presta a cócktailes creativos. Y el vino tinto es rico en anti-oxidantes y una fuente de aromas sugerentes, para quienes lo saben apreciar.

Plantas
Entre el vasto repertorio de remedios que la madre Naturaleza, generosa y sensual, nos ofrece para optimizar nuestros encuentros amorosos, podemos destacar las siguientes plantas, de acción directa sobre la líbido o el sistema genitourinal femenino como masculino:
  • Cáñamo: Cannabis sativa. No es necesario fumar la planta, que contiene THC, un psicoactivo potencialmente adictivo, sino que puede consumirse la proteína de cáñamo en polvo, exenta de esta substancia, pero rica en Omega 3,  y que provoca una sensación de placer y de satisfacción sexual. 
  • Escaramujo: Rosa canina. Rica en vitamina C, combate el dolor menstrual y es, según la tradición, atributo de prostitutas.
  • Ginseng: Panax ginseng, adaptógeno por excelencia, es un estimulante sexual principalmente masculino que combate la falta de energía y vitalidad.
  • Apio de monte: Levisticum officinale. Condimento de los enamorados en la gastronomía alemana.
  • Ortiga: Urtica dioca. Estimulante circulatorio de acción potenciadora de la libido.
  • Amapola: Papaver somniferum. Su cápsula verde contiene opio, con los efectos que ello conlleva. Pero el jugo de la planta está exento, y tiene una acción tonificante del deseo sexual.
  • Regaliz: Glycyrrhiza glabra. Actúa sobre las glándulas suprarrenales estimulando la secreción de adrenalina, una hormona que estimula el metabolismo y prepara el cuerpo para la acción.
  • Romero: Rosmarinus officinale. De naturaleza Yang (masculina) puede ayudar en casos de impotencia en el hombre.
  • Satureja: Satureia montana. Nos ayuda a combatir la astenia intelectual y sexual.
  • Salvia esclarea: Salvia sclarea. Tónico uterino, de uso repandido para suavizar los efectos de la menopausia, Dioscórides la recomendaba macerada en vino para potenciar el amor.
  • Verbena: Verbena officinalis. "Flor de Venus" para los romanos, tiene acción hipotensora y vasodilatadora, promoviendo la circulación.
  • Guaraná: Paullinia cupana. Planta amazónica de reputadas virtudes vigorizantes, contiene guaranina, una substancia similar a la cafeína pero que, unida a los taninos también presentes en la planta, garantiza una energía lenta y prolongada en todo el organismo. Un superalimento anti-fatiga.
  • Muira puama: Ptychopetalum olacoides. También de orígen amazónico, es un gran tónico muscular y sexual, estimulante ginecológico y vasodilatador. Recomendado para reglas dolorosas y para evitar agujetas en los deportistas.
  • Maca: Lepidium meyeni. Autóctona del altiplano andino, este tubérculo similar a la patata es un específico de la estimulación de la líbido, ayudando también en los sofocos de la menopausia. 
La mezcla de estas tres últimas substancias, que podemos encontrar en polvo como "superalimento", constituye un cocktail explosivo afrodisíaco.

Aceites esenciales
Muchas son las esencias que pueden ayudarnos, de una u otra manera, a mejorar la calidad de nuestras relaciones sexuales, sin embargo, existen algunas de reputada acción libinidosa.


El absoluto de jazmín o Jasmin grandiflorum constituye una de las joyas de la Aromaterapia, y potencia la producción de endorfinas que, unidas al receptor opioide del organismo, resulta en encefalinas, grandes analgésicos naturales que están ligados a la sensación de placer e desinhibición.

La rosa de DamascoRosa Damascena es la reina de la Aromaterapia y el aceite esencial más caro y delicado del mercado. Su composición es tan compleja que algunas de sus moléculas no se han, a día de hoy, todavía identificado. Favorece el amor en general, incidiendo en le chakra del corazón, y contiene fitoestrógenos, de efecto positivo sobre el sistema reproductor femenino.

El Ylang YlangCananga odorata, cuyo nombre significa "Flor de flores" es un equilibrante nervioso y a la vez desinhibidor que combate la frigidez y la astenia sexual. En Indonesia llenan el lecho matrimonial de los recién casado con estas flores para promover la procreación. 

El PatchouliPogostemon cablin, esencia que libera la energía del plano intelectual para concentrarla en el plano físico y sexual. Gran relajante del sistema nervioso central, está presente en muchos perfumes por sus connotaciones sensuales y seductoras.

Otros aceites pueden indirectamente colaborar a una mejor disposición frente a las relaciones de pareja, como la bergamotaCitrus bergamia, una gran aliada de la autoestima que nos ayuda a abrirnos a los demás sin olvidarnos de nosotros mismos; la lavanda finaLavandula angustifolia, aceite versátil donde los haya, siendo una de sus múltiples cualidades la de sanar la relación con la madre y, como consecuencia, los bloqueos de la feminidad; y el geranio BourbonPelargonium graveolens, conocido como "la Rosa de los pobres", pues comparte algunas de sus propiedades principales con el aceite más caro de la Aromaterapia, pero a un precio mucho más modesto. Este es un excelente regulador del sistema nervioso por su marcado efecto ansiolítico, que beneficia la aproximación al otro.

Recordemos que la mera olfacción de los aceites esenciales tiene un efecto directo sobre nuestro cerebro, concretamente sobre el sistema límbico (o cerebro de reptil), lugar donde se encuentran el sistema nervioso y el sistema endocrino, pudiendo provocar reacciones tanto a nivel psico-emocional, como físico. Para la aplicación cutánea siempre es recomendable diluir los aceites en un portador vegetal como el aceite de almendras a la proporción de 10ml de portador por 6 gotas de esencia. La precaución más importante es de no aplicar jamás el aceite esencial puro sobre las mucosas (vagina, glande) pues el resultado puede ser muy distinto a la estimulación afrodisiaca esperada, provocando una dolorosa irritación de los tejidos. Si se da el caso, la aplicación de un aceite vegetal (como el aceite de oliva), más que el agua, ayudará a diluir la esencia y a calmar la inflamación. En caso grave, una visita a las urgencias será inevitable, un final no muy feliz para una velada romántica.

Con todo esto, tenemos elementos más que suficientes para fabricar satisfactorias experiencias en pareja, en solo, en grupo, en fin, como uno quiera. ¡Y que triunfe el amor!


Fuentes:
Bertand, Bernard "Plantes aphrodisiaques" ISBN 978-2-36672-042-6
Lanouguère-Bruneau, Virginie "Les recettes pour stimuler votre libido" ISBN 978-2-86985-242-6