martes, 1 de abril de 2014

Flores de Bach y nutrición 3: Beech, la intolerancia.

El Universo dietético es amplio y profundo, y engloba un sinfín de teorías, filosofías y prácticas, que definen una diversa gama de opciones de alimentación. Desde la macrobiótica hasta la "inedia" (que defiende la posibilidad de vivir sin comida), pasando por la dieta de los grupos sanguíneos, la mediterránea, la disociada, y un largo etcétera, las alternativas son numerosas, y cada doctrina proclama su verdad como la mejor. La elección es a menudo por defecto, es decir, comemos lo que nos dicta nuestra sociedad y contexto cultural (modas) del momento. Pero en muchas otras ocasiones, es una elección consciente que implica a veces un cambio de hábitos que pueden afectar el relacionamiento. En cualquier caso, es un tema muy personal, pues se trata de nuestro propio cuerpo, y, teniendo en cuenta las asociaciones e implicaciones emocionales que conlleva la comida, también es a veces un tema delicado.

Y su delicadez radica en que esta elección nutricional tiene mucho que ver con nuestras creencias y nuestra imagen, y cuando se ve cuestionada, es algo más que nuestra cena lo que se pone en tela de juicio. La reacción más habitual en los seres humanos ante un ataque o una crítica, es una postura defensiva, o contraataque, y aquí es donde vemos un estado Beech frente a la comida. Sería el caso del vegetariano que no tolera ver a otros ingiriendo vísceras, o del consumidor habitual de alimentos basura, que se mofa del que come brotes de alfalfa, pues eso es comida para burros. En ambos casos encontramos una falta de tolerancia hacia otras opiniones, y una rigidez de ideas, que no se basa en otra cosa que en una inseguridad interna y una vulnerabilidad frente a las opiniones ajenas. Para eludir este sentimiento de víctima, se asume el rol de verdugo. El Haya nos reafirma en nuestras creencias, liberándonos así de la necesidad de juzgar y criticar a los demás. Nos aporta tolerancia, ayudándonos a convivir en un mundo plural.

Por otro lado, en cuestiones de alimentación, Beech nos viene muy a mano cuando algún alimento nos daña, pues no es más que una obvia manifestación del cuerpo de una actitud de intolerancia.


Consulta on-line de Flores de Bach en http://www.tao.cat/es/consultes-online/



No hay comentarios: