martes, 7 de enero de 2014

Flores de Bach y nutrición 1 - Agrimony, a escondidas

Todos sabemos que el primer paso para superar una dificultad es reconocerla, y este es el problema de aquellos que precisan Agrimony, que de cara a la galería, todo va bien.

Comer a escondidas es un hábito más común de lo que sospechamos, precisamente por que se mantiene en secreto y, a no ser que convivamos con el que lo hace y podamos percibir pequeñas ausencias en la nevera, el tipo Agrimony no va a reconocer que se está saltando la dieta, o que está necesitando de la comida para llenar vacíos y calmar ansiedades.

Se puede entender, en cierto modo, que se escondan de otros que bien organizan su alimentación (la madre), se preocupan por ella (la pareja) o que ejercen cierta presión (los amigos del gimnasio). Pues este perfil, que exhibe una disposición sonriente y feliz, y dificilmente confiesa sus tristezas, se siente ciertamente abrumado por la estigmatización de ciertos hábitos alimenticios, ya que reconocer que comen lo que no deben sería como confesar que algo les pasa.

Un problema mayor se da cuando las personas que atraviesan una fase Agrimonia con respecto a la comida, no se confiesan estas transgresiones a ellos mismos, y convenientemente las "olvidan" o las cometen en estados de consciencia alterados, es decir bajo el efecto de alcohol y drogas (otro indicador de la necesidad de Agrimony) o a media noche, sonámbulos o medio dormidos.

Por ello, aunque alguno de nuestros clientes, si nos tiene confianza, nos confesará sus visitas furtivas a la nevera, es posible que nos sorprenda que nuestro péndulo, si trabajamos con radiestesia, elija Agrimony para otros de quienes jamás habríamos sospechado, y que insisten en que no saben por qué engordan si sólo comen verdura hervida y pescado a la plancha.


Consulta on-line de Flores de Bach en  http://www.tao.cat/es/consultes-online/


1 comentario:

castelock dijo...

Hola,

Yo he conocido a debutantes de diabetes mellitus tipo 1, que tenían este tipo de comportamiento, cuando se les instauraba la nueva dieta que tenían que seguir sin dulces y algunos hábitos alimenticios más. Los padres eran los que decían más bien este tipo de comportamiento, porque ellos lógicamente no lo iban a reconocer. Yo no entiendo nada sobre las flores de bach, pero, ¿se puede con ellas evitar este tipo de conducta?

Un saludo.