jueves, 29 de diciembre de 2016

Sabores, colores y emociones en invierno

La estación del frío y la nieve pertenece, según la Medicina Tradicional China, al elemento agua, el cual regenta el riñón y la vejiga. La emoción asociada es el miedo y, en contraposición, la valentía excesiva. El sabor que le corresponde es el salado y su color característico es el negro. 


Según la teoría de los cinco elementos, el invierno se asocia con el elemento Agua, el  cual produce la Madera y es, a su vez, producido por el Metal, domina al Fuego y es dominado por la Tierra. Al ser el momento más Yin, o frío, del año, se deben comer alimentos tibios o calientes para proteger el Yang, como son la carne, las gambas, los cereales, la soja amarilla y la negra. 

Su color es el negro (oscuridad) y su sabor el salado, por lo que alimentos salados y oscuros como las algas fortalecen los Riñones que pertenecen al elemento Agua) y tonifican también el Yang. Sin embargo, un exceso de Yang de Riñón puede provocar demasiada valentía y fuerza de voluntad, lo cual agotaría el Riñón. Recordemos que en invierno la naturaleza está completamente interiorizada y es un momento de introspección. El sabor salado es emoliente y suavizante, con la capacidad de disolver endurecimientos. Humedece y lubrica los intestinos, por lo que se usa como laxante, para tratar nódulos subcutáneos, masa abdominal y otras acumulaciones. Estimula la digestión realzando el sabor de los alimentos, estimulando el flujo de saliva y los jugos estomacales. Los alimentos salados, con moderación, tonifican el Yin de Riñón levantando el ánimo y potenciando la libido. En exceso, pueden sobrestimular los Riñones, debilitándolos y provocando inflamaciones en la piel, acné, exceso de calor o retención de líquidos. Al exceso de alimentos salados se asocia la ansiedad, la agresividad y los deseos compulsivos.

Por su relación de producción respecto al elemento Madera, en moderación, el sabor salado nutre el Yin del Hígado, flexibilizando músculos y tendones.

Para evitar la agresión del Riñón al Corazón (ciclo de control entre Agua y Fuego), se debe comer también alimentos amargos que protejan este último órgano, pues un exceso de sal en la dieta puede provocar hipertensión. Por ello, en las enfermedades cardiovasculares, los alimentos salados están contraindicados.

Ejemplos de alimentos de naturaleza salada son las algas, la cebada, el mijo, la castaña 
y el cerdo.

El miedo es la emoción asociada a este elemento y sus órganos. Cuando éstos están en equilibrio, el miedo nos permite reconocer el peligro y ser conscientes de las propias limitaciones. Las deficiencias energéticas de los riñones pueden llevar a la temeridad o a la timidez excesiva. Según los ciclos de los cinco elementos, el miedo contrarresta la alegría (Corazón), es contrarrestado por la compasión y la reflexión (Bazo), y genera la ira (Hígado). Un exceso de sal en la dieta puede provocar un desequilibrio emocional.

Artículos asociados:

No hay comentarios: