martes, 21 de junio de 2016

Flores de Bach y Nutrición IX: Clemátide, en un mundo ideal.

Soñar es gratis, dicen, y los tipos Clemátide aprovechan la oferta al máximo siempre que hay ocasión. 


Y si no la hay, se la inventan. Pues la capacidad imaginativa de estos individuos es tan basta que, a menudo, quedan atrapados en sus fantasías, porque su realidad no les gusta.

En cuanto se refiere a la alimentación, estos soñadores natos elucubran grandes planes dietéticos y se imaginan a sí mismos con cuerpos ideales, a pesar de que el espejo y la realidad les devuelva una imagen completamente distinta. Son capaces de escribir una lista de la compra digna de un monje budista, al tiempo que engullen una jugosa hamburguesa. O pegar una foto de su rostro sobre el cuerpo de una delgadísima modelo, y engancharla a la puerta de la nevera.

Su falta de contacto con la realidad les dificulta materializar sus idealistas planes, en los cuales creen verdaderamente, pero que nunca acaban de llevar a la práctica. Así, predican dietas que no practican, y se prometerán cada semana aquello de "el lunes comienzo la dieta", siendo ese lunes un día hipotético que nunca llegará.

La Clematis vitalba proporciona a estos individuos la energía necesaria para materializar sus sueños. Para ello, Clematis los desciende primero a la Tierra, ayudándolos a trazar planes más realistas y a valorar sus verdaderas posibilidades. Y a aceptar su realidad imperfecta, pues sólo a partir de la aceptación podemos lograr el cambio.

No hay comentarios: