lunes, 19 de enero de 2015

MIGRAÑAS, FACIOTERAPIA Y AURÍCULOPUNTURA: RÁPIDOS Y SORPRENDENTES RESULTADOS

Después de probar, durante períodos prolongados, otros tipos de terapias convencionales y alternativas, esta mujer de 52 años que padecía de migrañas desde los 8, vino a descubrir que la Facioterapia combinada con la Aurículopuntura, en sesiones de 25 minutos, era el tratamiento que haría la diferencia en su malestar. Y lo descubrió después de la primera sesión.


Ella no fue la única sorprendida, también yo, pues inicialmente vino a mi consulta con la intención de intentar aliviar su mal con la acupuntura y durante cinco meses vino fiel y regularmente a las sesiones, en las cuales intenté regular el funcionamiento energético de su sistema hígado y su sistema riñón, los cuales, según los síntomas presentados, eran los causantes, de acuerdo con la Medicina Tradicional China, de los dolores de cabeza. Sin embargo, la inserción de agujas, casi semanal, complementada con cápsulas de plantas medicinales chinas, no nos aportó resultados demasiado satisfactorios ni duraderos.

Me dije que los casos crónicos son complicados, pero la falta de una mejoría consistente nos llevó, un poco más adelante, a probar la Reflexoterápia. Sin embargo, a pesar de ser mi especialidad, y para mi desazón como terapeuta, tampoco esta práctica, que en otros casos (como los problemas ginecológicos o digestivos) demuestra buenos resultados, no aportó a mi cliente un alivio significativo, a pesar de salir de las sesiones muy relajadas.

Mi siguiente estrategia fue derivarla, por una parte, a una compañera osteópata especializada en dolor, que merece mi confianza. Nuevamente, a pesar de que sintió alivio al salir de su consulta, este no perduró y la migraña constante y crónica de paciente, continuó instaurada. Y por otro lado, a una terapeuta en psicoterápia pránica, para enfocar el aspecto emocional, cuyas sesiones dieron resultado en este plano, pero no consiguieron disipar las jaquecas.

Por su parte, esta mujer se había estado tratando en el pasado, y también durante un período prolongado (de años) con un practicante de la homeopatía, de cuyo tratamiento obtuvo beneficios en otros ámbitos, pero no particularmente en las migrañas.

Cuando parecía que se nos habían terminado las opciones, en una ocasión en que mi clienta vino a mi centro para realizar un masaje corporal relajante, decidí, por intuición, dedicar los últimos minutos de la sesión a presionar unos puntos en el rostro específicos de migrañas. Cuando regresó al siguiente masaje, al cabo de poco tiempo, me comentó que aquellas presiones en el rostro parecía que le habían aliviado bastante.

Ello, sumado a los buenos resultados obtenidos anteriormente con otros clientes, en que combiné Facioterapia www.facioterapia.org con Aurículopuntura y algún punto sintomático de acupuntura, en casos de dolores específicos, me animó a proponerle un intento más: sesiones de 25 minutos en que aplicaríamos tan sólo esa estrategia. Mi clienta se animó.

Le propuse una serie de cuatro sesiones, pues si en ese periodo no habíamos visto resultados, no valía la pena continuar. Pero los resultados no se hicieron esperar, el efecto fue contundente  y duradero: cuando vino a la siguiente sesión me comentó, entusiasmada, que apenas había notado dolor de cabeza en toda la semana, tan sólo levemente una noche, a pesar de estar resfriada (circunstancia que, normalmente, le habría agravado el cuadro).

Pero el entusiasmo mayor fue el mío pues, finalmente, había podido proporcionar a mi clienta un método efectivo que funcionara en su caso particular. Y también había podido comprobar, como había comprobado anteriormente con esos otros clientes, algo que en el curso de Facioterapia nos dijeron pero que me resultaba difícil de creer: resultados inmediatos en tratamientos cortos.

Todo esto no quita que, en la primera sesión de este último paquete, recomendara a mi clienta suplementos naturales (oligoterapia y fitoterapia), cambios dietéticos y de hábitos, y le facilitara información sobre el aspecto psicosomático de las migrañas, para poder entender esta condición desde su raíz, poder tratarla en profundidad y conseguir un bienestar a largo plazo. Pero mi clienta no tuvo tiempo de poner en práctica mis recomendaciones, aunque manifestó su interés en hacerlo, pues la facioterapia y la aurículopuntura fueron más rápidas.

Este caso me sugiere, sin duda, un nuevo planteamiento en mi enfoque en los casos de dolor que lleguen a mi consulta, pues a pesar de que la filosofía naturista aboga por un enfoque holístico y no sólo sintomático, es necesario tener herramientas rápidas y efectivas, además de económicas, que aporten al cliente un alivio suficiente como para que tenga la calma de poder reflexionar sobre su estado a otros niveles, si este lo desea.

No hay comentarios: