miércoles, 1 de junio de 2011

Rituales de Spa, otra opción de salud



Nunca hubiésemos imaginado, hace diez o quince años, que las envolturas de chocolate, los masajes con cañas de bambú o los tratamientos de piedras calientes llegasen a ser tan populares entre los clientes de nuestros centros, y mucho menos que se convirtiesen en una apuesta segura como fuente de ingresos. 

Sin embargo, a día de hoy, y visto el éxito de los rituales de spa (como solemos llamarlos), que han demostrado ser algo más que una moda pasajera, existen muchos centros de terapias que cuentan en su menú con alguno o varios de estos tratamientos de los muchos que ofrece el mercado actualmente.

Ciertamente, a la vez que nuestro concepto de salud va ampliándose y tomando nuevas dimensiones, el avance de los desarrollos tecnológicos en el sector de la cosmética y la investigación sobre nuevas ingredientes beneficiosos han producido, como resultado, una amplia gama de posibilidades de sorprender a nuestra clientela con rituales saludables, innovadores y hasta lúdicos.

Todos los que nos dedicamos a este sector sabemos que el efecto remineralizante de un lodo marino, combinado con los beneficios cosméticos y terapéuticos de unos aceites esenciales, y coronado por la acción relajante o tonificante de un masaje (todo ello al ritmo de una música sugerente, en un ambiente cálido y acogedor), dejan al cliente, no sólo con un mejor estado de piel y tejidos, sino con la sensación de haber sido cuidados y mimados, y con deseos de repetir la experiencia y de recomendarla.

Sin embargo, si queremos ofrecer a nuestro público un servicio no sólo efectivo sino también genuino, es conveniente diferenciar nuestro negocio con rituales exclusivos y personalizados. Por ello, es común entre las casas comerciales especializadas en rituales de spa el ofrecer, a cada nuevo centro que acoge su firma, uno o dos rituales de la marca, específicamente elaborados para el centro, los cuales a menudo llevan el nombre del mismo. En su defecto, los responsables del mismo centro crean, a veces, rituales únicos, o modifican y adaptan aquellos más populares, para ofrecer una versión particular de los mismos.

No obstante, el mejor modo de diferenciar nuestro servicio y superar las expectativas de nuestros clientes, es el de personalizar los tratamientos para cada uno de ellos. Esto conlleva, sin duda, un trabajo extra: un análisis detallado de las necesidades de los mismos, y un conocimiento amplio y profundo de las herramientas, habilidades y productos con que contamos en nuestro establecimiento y entre nuestro personal. Pero con seguridad, este interés en ir más allá de la rutina y de los protocolos que nos describen las fichas y vídeos que nos proporcionan las casas comerciales, tendrá como premio el conseguir mejores resultados, y  una clientela mimada y satisfecha, además de sana.

Publicado en SpaWorld en Mayo del 2011

No hay comentarios: