domingo, 23 de marzo de 2008

Artículo de Marzo para "Area Besós" OPERACIÓN BIKINI

Aunque el tiempo no acompañe, al cruzar la barrera psicológica de la Semana Santa, y con la entrada de la primavera, al menos en los escaparates, comienza la euforia de la “Operación Bikini” de cada año. Se abre la veda de las dietas, cremas y programas de adelgazamiento de todo tipo, con un objetivo común: perder peso lo más rápida y fácilmente posible. Una vez más, encontraremos consejo en revistas, comercios, y anuncios varios, prometiéndonos la panacea para poder calzarnos ese bikini que sólo podría quedarle bien a Bo Derek.

Y aunque enfundarte el bikini de tus sueños sea una motivación perfectamente válida para deshacerse de unos perjudiciales quilos de más, debemos priorizar siempre la salud a la estética y recordar que una pérdida de peso brusca a fuerza de una dieta extrema no es para nada saludable ni, como tod@s sabemos, sostenible.

Por una parte, comer poco no lleva necesariamente a adelgazarse, ya que el cuerpo (que en algunos aspectos sigue en la época de las cavernas) puede interpretar que no hay alimento disponible en nuestro entorno y activar un mecanismo de reserva de energía en forma de grasas, inhibiendo la eliminación de las mismas. Por otro lado, las dietas de 10 días no cambian nuestra relación con la comida, ni nuestros hábitos, por lo que es muy probable que recuperemos el peso tan rápidamente como lo perdimos.

Aunque existe un gran número de corrientes dietéticas, los consejos generales para perder peso, son los de siempre: evitar grasas, alcohol y dulces, comer más verduras, y hacer algún tipo de ejercicio… de por vida. Son incluso aceptables las monodietas de piña u otro alimento una vez por semana. También existen ayudas en forma de comprimidos y jarabes tanto procedentes de la farmacia como de la herboristería, pero una vez más debemos recordar que la automedicación y autosuplementación no son aconsejables en ningún caso, y que deben ser recomendadas por un profesional de la salud. Asimismo, un buen Naturópata puede orientarnos acerca de la mejor opción dietética para nuestra naturaleza y estilo de vida. No hay soluciones absolutas que sirvan para todos, cada persona es un mundo. Y para aquell@s que lo hayan probado realmente todo sin éxito cabe recomendar una visita al médico endocrino para descartar una tiroides hipofuncionante, o un test de intolerancia alimenticia, que pueda estar provocando una retención de líquidos.

Sin embargo, no cabe duda de que la manera más sana y efectiva de encarar el control del peso es partiendo de una actitud positiva, realista y de aceptación frente a nuestro cuerpo, y de una intención comprometida de cambio de hábitos (alimenticios y de ejercicio) a largo plazo. Es decir, para cambiar el cuerpo, hay que cambiar la mente, y sólo respetándonos tal y como somos, podremos mejorarnos. Porque para estar guap@ no hay sufrir, para estar guap@ hace falta ser sensat@ y reconocer lo mucho que un@ vale. Y Bo Derek estaba demasiado flaca, de todos modos.

No hay comentarios: